LA IDENTIFICACIÓN Y ATENCIÓN DEL SOBREDOTADO DENTRO DEL AULA ESCOLAR

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE IDENTIFICAR AL SOBREDOTADO DENTRO DEL AULA ESCOLAR Y CÓMO HACERLO? ¿CÓMO ATENDER LAS NECESIDADES ESPECIALES DEL ALUMNO SOBREDOTADO DENTRO DEL AULA ESCOLAR?

3 Dic · Rosa María Espriu · No Comments

  1. ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE IDENTIFICAR AL SOBREDOTADO  DENTRO DEL AULA ESCOLAR Y CÓMO HACERLO?

DEFINICIÓN DEL ALUMNO SOBREDOTADO

Empezaremos por la definición de alumno sobredotado, tomando para ello la definición de Renzulli, 1979, quien postula su teoría de los “Tres Aros”, donde concede importancia a tres aspectos principales que en su conjunto hacen pensar en la posibilidad de que los alumnos desarrollen comportamientos sobresalientes y talentosos, en una o varias áreas del conocimiento o del quehacer humano:  Capacidad Intelectual por arriba de la norma, alto grado de creatividad y perseverancia metas autoelegidas.  Este mismo autor asegura que al poseer estas cualidades, los alumnos pertenecen al extremo derecho de una curva normal de población y por ende, son sujetos con “Necesidades Especiales”; y que éstas, desafortunadamente no son atendidas debidamente en el entorno escolar y muchas veces tampoco en la familia.

INTELIGENCIA POR ARRIBA DE LA NORMA: Cabe aclarar que cuando hablamos de Capacidad Intelectual por arriba de la norma, según esta definición, podríamos abarcar niños desde un Coeficiente Intelectual de 120 en adelante, o incluso menor si hay evidencias de talentos por arriba de la norma; y  que esto se contraviene con los parámetros que se han generalizado en nuestro País, que argumentan que el límite para ser considerado sobredotado es 130.

La justificación para establecer dentro del IACE, el criterio de inteligencia por arriba de la norma y no un número específico, se fundamenta en la corriente actual con relación al campo del sobredotado, en la que se considera más importante el desempeño del niño en niveles altos, en cualquiera o varias de las Inteligencias Múltiples,  que el asignar un número. 

Se incluye la figura de la Curva Normal de Población o Campana de Gauss, con el fin de ilustrar el concepto de inteligencia enunciado. Así mismo, se incluye en ésta la idea de que estos alumnos, por pertenecer al extremo derecho de la curva,  tienen necesidades especiales que deben ser atendidas, las cuales se pueden resumir en tres grandes rubros: MAYOR RETO COGNITIVO, EVITAR LA REPETICIÓN INNECESARIA Y APOYAR EL DESARROLLO DE SUS TALENTOS.

El Coeficiente Intelectual suele medirse a través de pruebas psicométricas como las escalas de Weschler, que son las de uso más generalizado en México, en especial porque son las propuestas en los lineamientos de la Secretaría de Educación Pública para la identificación de los alumnos sobredotados.  No obstante, para los fines del trabajo del docente dentro de su aula, se recomendará en primera instancia la observación de ciertos indicadores que nos llevan a suponer que el alumno tiene un alto grado de coeficiente intelectual; siendo un primer filtro para su identificación.

Indicadores dentro del aula  de  CI  alto:

  • Hace muchas preguntas y tiene mucha información sobre varios temas
  • comprende las nseñanzas con facilidad
  • Le gustan las metáforas y las ideas abstractas
  • Parece estar distraído (a), sin embargo responde cuando se le pregunta
  • Maneja un amplio vocabulario
  • Razona con claridad, reconoce relaciones, comprende significados
  • Es curioso (a) y le gusta indagar e investigar
  • Excelente capacidad para retener información

CREATIVIDAD:  Otro de los elementos importantes es la creatividad, la cual ha sido definida por diferentes teóricos en forma diferente, incluyendo algunos que en conjunto representarían el criterio que manejamos en el IACE.  Se incluyen algunos de los más importantes.

  • J. GUILFORD: fluidez, flexibilidad, original, elaboración de ideas que producen
  • GUNTER  WOLLSCHLAGER: transformación.                                    
  • E.P.  TORRANCE: descubrir, hipotetizar, probar y modificar.
  • J. PIAGET:  juego simbólico.
  • J. DEWEY: preparación, incubación, iluminación y verificación.

Al igual que con el coeficiente intelectual, se propone a los maestros observar en sus alumnos algunos indicadores que pueden llevarlos a identificar a los niños que tienen un alto grado de creatividad,  enunciando algunos de ellos que son importantes.

Indicadores dentro del aula de alto nivel de creatividad:

  • Tiene ideas muy originales y las aplica a las cosas que hace.
  • Muestra talento en la música, plástica, danza u otra actividad artística, realizando ejecuciones novedosas y con alto nivel de elaboración.
  • Escribe historias o cuentos, inventa canciones u otras creaciones literarias, utilizando su imaginación.
  • Ingenioso (a), imaginativa (o), con sentido del humor.
  • Da respuestas diferentes a las de sus compañeros y las elabora de manera personal.
  • Hace muchas preguntas, observa e investiga sobre temas o cosas que le interesan, siempre muestra curiosidad.
  • Hace dibujos en sus cuadernos y hasta en sus exámenes.
  • Es capaz de construir cosas con materiales diversos, tanto estructurados como inestructurados o incluso, de reuso.

PERSEVERANCIA:  La perseverancia está referida a la capacidad de los niños sobredotados de permanecer en tareas de su interés por largo tiempo, logrando abarcar un amplio abanico de conocimientos sobre los temas que les interesan.  Esta es una característica nata del sobredotado y es a través de ésta que logran acumular muchos conocimientos sobre un mismo tema y diversas experiencias y aprendizajes.  Esta cualidad hace a estos alumnos muy selectivos, pudiendo invertir tiempo en lo que les interesa, pero dejando de poner atención a lo que no les interesa. Al no ser entendida esta característica del sobredotado, en ocasiones los maestros los catalogan como personas con “déficit en la atención”; aunque curiosamente, cuando se les pregunta si aún así aprenden, contestan que sí, sin poder explicar cómo.

Este aspecto también puede ser valorado por los maestros dentro de su aula, a través de ciertos indicadores, como:

Indicadores de Perseverancia, observables dentro del aula escolar:

  • Puede mantener su atención por un tiempo prolongado en lo que le interesa.
  • Hace muchas preguntas e investiga sobre lo que le interesa.
  • Se pone metas personales y trabaja en ellas hasta lograr lo que quiere.
  • Posee una gran cantidad de información sobre temas de su interés, adquirida de manera autodidacta.

En la imagen se ilustra un Proyecto Personal Autoelegido, de  Joel, un niño de 9 años que trabajó con la metodología del IACE, realizando un barco en madera ensamblado, sin clavos ni tornillos. Este chico aprendió a hacer un plan de trabajo desde cómo diseñar su barco, cómo realizarlo hasta su terminación final y presentación. Él seleccionó este tema porque quería trabajar con su Abuelo a quien le gusta la carpintería, convivir con él, investigar  y aprender de su experiencia.

Su proyecto duró seis meses, habiendo realizado una presentación a sus compañeros, quienes se interesaron mucho en su trabajo realizando muchos cuestionamientos que él respondió con gusto y mostrando su gran conocimiento adquirido; y por supuesto, esta presentación ayudó a sus compañeros a aprender de su experiencia y también a aprender a visualizarlo como un chico capaz de realizar proyectos de gran envergadura.  Lo que lo posiciona ante sus compañeros y maestros, como alguien con gran capacidad, interés y entrega a su trabajo.

Imaginemos que este chico no tiene la oportunidad de involucrarse en un proyecto de su interés y que la escuela tampoco le ofrece mayor reto, qué pasa con todo su potencial y con su necesidad de hacer y aprender.  No es difícil imaginar que tomaría cualquier camino, quizás no muy apropiado, para lograr responder a sus necesidades y a su naturaleza.

Con relación a la primera parte de la pregunta, se fundamenta la importancia de identificarlos, justamente en las características diferentes de estos alumnos, que por estar alejados en mayor o menor grado de la media, tienen necesidades especiales; las cuales deben ser atendidas dentro del aula, para lograr que  desarrollen sus fortalezas y que desarrollen un sentido de aceptación y pertenencia al grupo.  Así mismo,  al identificarlos como sobredotados y conocer sus áreas fuertes, también podrán ser aprovechados como elementos enriquecedores dentro del grupo.

Cuando no son identificados dentro de su grupo como sobredotados, llegan a desarrollar malos hábitos de trabajo y también malos comportamientos, lo que ocasiona muchos problemas dentro del aula, tanto a ellos mismos como al maestro y a los compañeros. Se genera rechazo y cuestionamiento hacia ellos, que suele redundar en regaños, reportes y bulling de parte de los compañeros; y en muchos de los casos, son catalogados como niños con problemas, enviándolos a valoraciones neuropsicológicas u otras, que culminan en terapias o tratamientos médicos que en ocasiones en vez de ayudarlos afectan su autoimagen y su autoestima. 

Cuando los sobredotados no son identificados  por sus maestros y aceptadas sus diferencias y necesidades especiales, el reto cognitivo dentro del aula se vuelve mínimo y los alumnos se aburren; al ver que la tarea que hay que hacer es muy fácil o no les interesa,  se distraen con algo que les interesa más o simplemente se ponen a jugar o a platicar. Poco a poco se van acostumbrando a esta situación, hasta que terminan no realizando las actividades y desarrollando malos comportamientos dentro del aula.

Se incluyen algunos de los problemas que  presentan muchos de los alumnos sobresalientes, al no ser identificados y atendidos debidamente dentro del aula escolar:

  • Generan problemas dentro del aula: al aburrirse o encontrar las actividades fáciles, platican o molestan a sus compañeros.
  • Intolerancia, muestran tendencia a reaccionar con agresión o con sentimiento de no aceptación, debido a que se sienten “raros” o diferentes y no entienden qué les pasa.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Cuando no les interesa algo,  no obedecen ni parecen escuchar, pues se centran en otras cosas de su interés, sin importar si esto les trae como consecuencia un regaño o castigo.
  • Bajas habilidades de resilencia. Son propensos a sufrir “bulling”, ya que al no estar seguros de sus fortalezas y sentirse diferentes, no aprenden a resolver el fracaso y a defenderse de críticas o comentarios negativos.
  • Bajas habilidades para las relaciones intepersonales, en especial con pares, con quienes muchas veces no encuentran temas en común o no quieren escuchar lo que ellos saben y hasta llegan a callarlos cuando quieren compartir.
  • Alto liderazgo, pero o no ejercido o mal encausado llevando a otros a comportamientos disruptivos.
  • Malos hábitos de trabajo y de comportamiento.

Con esto damos respuesta a la primera parte de la pregunta de esta ponencia: ¿por qué es importante identificar al alumno sobredotado dentro del aula escolar y cómo hacerlo?  Y establecemos las bases para responder la forma de cómo hacerlo.

EL ENTORNO DEL ALUMNO COMO ASPECTO IMPORTANTE EN LA IDENTIFICACIÓN DEL ALUMNO SOBREDOTADO

Además de la observación de indicadores dentro del aula, habrá que investigar en el entorno del niño (a) características que puedan apoyar su identificación como sobredotado (a).  Mönks, utilizando el diagrama de los tres aros de Renzulli, lo enmarca en un criterio socio-cultural, en el cual le ve en codependencia con su entorno, el cual está compuesto por: la familia, el colegio y la sociedad.  Este enfoque es importante, ya que ratifica la postura de entender que hay una parte genética en la definición del sobredotado, como en cualquier niño y una parte que va a depender del entorno en el que crezca; siendo bien sabido que un entorno pobre, lejos de apoyar el desarrollo de las capacidades y talentos, los limita, coarta y empobrece.

Por tanto, en el proceso de identificación será muy importante recabar información de los diferentes agentes que conforman el entorno socio-cultural del niño (a).

Familia: en casa los padres se percatan de que sus hijos tienen un mayor potencial que otros niños. que acceden al lenguaje y a la lecto-escritura a edades más tempranas o que tienen un razonamiento y una memoria excepcionales y aprenden con mucha facilidad; involucrándose por largos periodos de tiempo en los temas o tareas que les interesan y de los cuales tienen un gran bagaje de información. Se preocupan al ver que van a entrar al kinder y en algunas áreas ya tienen conocimientos de primaria, preguntándose qué van a hacer los maestros para apoyar su desarrollo y no detenerlos.  Lo plantean en la escuela, pero no logran transmitir sus angustias sin exigir al maestro la respuesta que buscan y no son escuchados.  Por tanto, en el proceso de identificación será importante recabar esta información, lo cual se hace a través de un cuestionario.

Escuela: los maestros en ocasiones no aceptan que están lidiando con un niño o niña sobresalientes y quieren homologarlos al resto del grupo, con el argumento de que “deben adaptarse”, pero sin tomar en consideración que si bien es cierto que tienen que aprender a convivir y trabajar con sus compañeros, también es cierto que  hay que atender sus  necesidades especiales y ayudarlos en su proceso adaptativo sin alienarlos a criterios ajenos a su naturaleza.  No obstante esta postura, siempre son capaces de observar aspectos que servirán para el proceso de identificación, realizando esta tarea también a partir de un cuestionario; el cual se complementa con otro cuestionario aplicado al grupo escolar con el que trabaja.

Sociedad:  de todos es bien sabido que la sociedad en general presenta un rechazo a las minorías diferentes, soslayando así sus necesidades especiales y generando un sentimiento de no pertenencia. No obstante, si hay capacidad para reconocer los talentos, en especial cuando estos son demostrados a través de productos, presentaciones, interacciones socio-culturales, entre otras. Siendo esta la razón de recabar información sobre las ejecuciones sobresalientes de los niños.

Así pues, el proceso de identificación del alumno sobredotado, dentro del aula escolar, se compone de tres partes principales:  la valoración de las evidencias de talentos especiales, la observación de características dentro del aula y la recabación de información proveniente del entorno del niño.  Siendo importante hacer notar que estas son complementarias, no excluyentes.

PROCESO DE IDENTIFICACIÓN DENTRO DEL AULA ESCOLAR

El proceso completo de identificación de los alumnos sobredotados dentro del aula, se integra obteniendo información de los agentes que conforman el entorno del alumno: maestros, compañeros y padres, a través de cuestionarios de “Nominación”, que son llenados por ellos y al cruzar la información de las tres fuentes, se obtiene la conclusión de su identificación como sobredotado (a). Los cuestionarios contienen diversas afirmaciones o preguntas que ayudan a  identificar niveles superiores en los tres Aros de Renzulli (capacidad intelectual, creatividad y perseverancia); Inteligencias Múltiples e intereses y estas son enriquecidas o ratificadas con los indicadores observados dentro del aula.

Los resultados de este primer paso se completan con muestras de trabajos realizados por los alumnos, que evidencian su alto desempeño en alguna o algunas actividades, incluyéndolos en un “Portafolios de Talento”, que en esta fase solo contiene material para su identificación.

En el proceso de identificación dentro del aula, se toma en consideración información proporcionada por el entorno del niño (a), que de acuerdo al diagrama que se incluye, enmarca al sobresaliente con todas sus características.

¿CÓMO ATENDER SUS NECESIDADES ESPECIALES DENTRO DEL AULA?

Abordaremos ahora la segunda pregunta planteada al inicio de este trabajo, describiendo aspectos importantes de la atención del sobredotado dentro del aula escolar.

El primer paso a seguir es lograr que el docente y el padre de familia hagan un cambio en la forma de ver a los alumnos sobredotados, dejando atrás los mitos que hay alrededor de estos niños, tales como: si es sobredotado puede adaptarse y lograr éxito por sí mismo,  el sobredotado debe tener alto rendimiento en todo y tiene todo para hacerlo,  entre otros; y lograr verlos como un niño o niña con las necesidades propias de los niños y necesidades especiales por pertenecer a un sector de la población que tiene un ritmo mayor de aprendizaje en algunas áreas y por tanto requiere un ajuste curricular para poder desarrollar sus altas capacidades y habilidades; y hacerlo sintiendo pertenencia a su grupo y a su entorno en general.  Esto es, se requiere brindarles espacios y herramientas para poder aprender a “ser diferentes” en su vida, sin que esto los segregue o los determine como “raros, presuntuosos o impertinentes”.

Desde 1993-96  está en el tintero de la Educación en nuestro País el concepto y requerimiento de que las escuelas atiendan de forma equitativa la inclusión educativa, logrando brindar a cada alumno lo que necesita. De muchas maneras se han buscado diversas alternativas para atender las necesidades especiales de los niños que pertenecen al extremo opuesto (discapacidad) de la curva de población; siendo ya momento de habilitar las escuelas para la atención adecuada del alumno sobredotado dentro del aula escolar.

Se ofrece un diagrama que deja clara nuestra postura con relación al papel del  alumno sobredotado en el marco de la inclusion educativa, en el que colocamos en el centro del concepto la EQUIDAD, dando a esta una especial importancia en el desarrollo integral y adecuado del alumno sobredotado.  Es este uno de los principales problemas que enfrentan estos alumnos y lo que los lleva a buscar caminos erroneos que redundan en malos comportamientos, desadaptación y hasta subrendimiento.

          

El siguiente paso será el encontrar formas para atender sus necesidades especiales y apoyar el desarrollo de sus capacidades e intereses  y sus habilidades socio-emocionales, dentro del aula y dentro del hogar.

La propuesta consiste en desarrollar un plan individual enfocado a las características especiales de cada alumno sobredotado, a través del cual se logre trabajar a partir de sus fortalezas y crear en estos alumnos el sentido de pertenencia y adecuación que los llevará a desarrollarse plenamente, aprendiendo a ser tolerantes y a establecer relaciones sociales adecuadas.  Este plan incluye:

PLAN DE TRABAJO INDIVIDUAL:

IDENTIFICAR ÁREAS DE INTERÉS Y/O HABILIDAD Y REALIZAR LOS AJUSTES ACADÉMICOS NECESARIOS PARA LOGRAR EL RETO COGNITIVO QUE CADA ALUMNO REQUIERE  Y APOYAR AL DESARROLLO DE SUS TALENTOS.  Para ello, el docente requerirá:

  • Realizar primero un proceso de identificación de sus fortalezas y derivar de ahí sus necesidades especieles.
  • Plantear objetivos específicos para cada alumno (a)  sobredotado (a) dentro del aula y el programa escolar, realizando los ajustes necesarios para atenderlos adecuadamente, cuidando que trabajen principalmente en los tres últimos niveles de la taxonomía de Bloom,
  • Sugerir actividades extracurriculares que apoyen el desarrollo de sus talentos y aprovecharlos para enriquecer el aula escolar, aceptando su liderazgo y sus conocimientos.
  • Escuchar y apoyar las metas personales de los alumnos sobredotados, compartiéndolas con los padres y con otros maestros o personal de la escuela, con el fin de brindarles oportunidades para lograrlas; tales como establecer la sociedad de alumnos, un plan ecológico para la escuela, armar un coro o pertenecer a uno, etc.
  • Elaborar y dar seguimiento a los Portafolios de cada alumno.

PORTAFOLIOS DE TALENTO:

El portafolios de talentos contiene toda la información acerca de cada alumno sobredotado, incluyendo en él aquellos trabajos que den evidencia de un desempeño especial realizado en altos niveles taxonómicos y con alta calidad.  Este se inicia desde el proceso de identificación, ya que contendrá parte de la evidencia que sirvió para identificarle, en donde ya están claras sus áreas de fortaleza; y se sigue alimentando durante el ciclo escolar con información de proceso, que servirá para pasarse al siguiente ciclo escolar a los nuevos maestros que atiendan al alumno (a).

Adjunto al Portafolios, se elabora un folder o carpeta en donde se incluyen todos los datos de identificación y los documentos que se generan durante el proceso del ciclo escolar, tales como:  observaciones de comportamiento, de intereses, de situaciones en las que demuestra sus talentos, de necesidades específicas detectadas,  avances en sus metas y objetivos, calificaciones, etc. 

Estos dos instrumentos, el Portafolios y el Expediente del alumno, deberán pasarse año con año al siguiente grado, de manera que el o los maestros nuevos tengan todos los antecedentes del alumno (a) y puedan hacer su plan inicial al recibirle.

                      

APELANDO A LA CAPACIDAD DE NEGOCIACIÓN DEL SOBREDOTADO PARA LOGRAR BUENOS ACUERDOS Y UN BUEN DESARROLLO DEL ALUMNO SOBREDOTADO Y DEL AMBIENTE DENTRO DEL AULA

Una vez que se estructura el plan de acción con el alumno (a) sobredotado, será necesario tomar acuerdos con ellos, estableciendo un ambiente de reciprocidad en el que entiendan que será un “dar y recibir”.  El maestro hará los ajustes necesarios para que el alumno esté bien y se desarrolle plenamente; y el alumno (a) se comprometerá a aprovechar el apoyo,  a desarrollar buenos hábitos de trabajo y  de comportamiento.  En los casos en los que el alumno haya ya tenido un mal desarrollo de estos dos aspectos, será necesario “negociar”, con él o ella, llegando a acuerdos, brindándole el voto de confianza y por supuesto, enseñándole a cumplir y a respetar. 

En la búsqueda de resolver este problema, he desarrollado el  Modelo de Disciplina por Reciprocidad, enfocado a hacer cambios en las estrategias disciplinarias dentro del hogar y dentro del aula escolar, que apoyen a todos los niños y en especial al sobredotado, a desarrollar habilidades de AUTOCONTROL Y DE AUTORREGULACIÓN.  El modelo ofrece a maestros y padres un nuevo paradigma de la educación, en el que dejamos atrás la creencia de que la “letra con sangre entra”, para pasar a un paradigma en el que se cree que los niños son capaces de aprender a respetar y a ser respetados; un paradigma constructivista, en el que el educador funge como un mediador que  ayuda al niño a construir su juicio moral y para aprender habilidades para organizar su tiempo y espacio, para controlar explosiones de ira y desarrollar habilidades de interacción basadas en a capacidad de resilencia.  El resultado de la aplicación de este modelo, ayudará a  eliminar la creencia de que “ser sobredotado es sinónimo de problema”, principalmente en el área socio-emocional.

Tanto el trabajo académico como el trabajo con la disciplina, ayudarán al docente y al padre de familia a apoyar al  alumno sobredotado a lograr el equilibrio entre su capacidad intelectual y su inteligencia emocional.  Cuento la anécdota de una niña sobredotada de cinco años, quien como producto de todo este trabajo dijo: “ya entendí, hago rápido y bien lo que mi maestra quiere y ella me apoyará para hacer lo que yo quiero”.

                                                    

PLAN DE ENRIQUECIMIENTO ESCOLAR:

Como ya se dijo, es importante apoyar a maestros y padres de familia a desarrollar un cambio de visión con relación al alumno sobredotado dentro del aula escolar,  lograrando verlos como un agentes de enriquecimiento escolar aprovechando, sus fortalezas para enriquecer a sus compañeros, tanto en conocimientos como en habilidades;  viéndolos como un niño o niña “normal” con fortalezas, debilidades y necesidades, dejando atrás la idea de que requieren “trabajo adicional de tu parte y que  deben adaptarse al grupo, trabajar igual que éste y además portarse bien”.  Los alumnos sobredotados suelen ser una gran ayuda dentro del aula, tanto para reafirmar conocimientos en sus compañeros, como para servir de líderes en el trabajo en equipo. Un ejemplo de esto es un chico de Secundaria que decía que su maestra de Historia era muy aburrida y aprendió a buscar su propio reto y diversión, preguntándole el tema que iba a tratar y elaborando material en Power Point para apoyar la clase”

Dentro de la visión del alumno sobredotado como fuente de enriquecimiento escolar y de facilitar que encuentre retos personales, hay otra herramienta muy valiosa a través de la cual el trabajo docente y el aula se convierten en un programa de enriquecimiento escolar:  “Los Centros de Interés”.  Esta herramienta consiste en construir dentro del aula espacios enfocados a intereses varios, elaborados con base en las Inteligencias Múltiples, conteniendo en ellos opciones de trabajo y/o materiales de reto cognitivo avanzado, en los que los alumnos trabajen en los niveles altos de la Taxonomía de Bloom.  El beneficio más importante de estructurar los Centros de Interés, además de la atención del alumno sobredotado identificado,  es que no solo se beneficiarán éstos, sino que otros niños que no han sido identificados como tales, quizás encuentren sus propios retos y hasta den la sorpresa de ser sobredotados,  realizando un proceso personal de nominación que hará al docente observarlos y apoyarlos de igual forma.

FORMAS EN LAS QUE LOS ALUMNOS SOBREDOTADOS ENRIQUECEN EL AULA.

  • COMPARTE SUS CONOCIMIENTOS Y PROYECTOS.
  • LIDERAZGO EN ACTIVIDADES ESCOLARES Y EXTRAESCOLARES.
  • ACTIVIDADES DE CARÁCTER SOCIAL, ECOLÓGICO.
  • TRABAJO EN EQUIPO.

MANCUERNA ESCUELA-HOGAR:

Un último aspecto que no hay dejar de lado está referido a la importancia de que el docente logre hacer una mancuerna positiva con los padres, tomando el liderazgo y  apoyándolos, tanto con información oportuna, como con estrategias para el trabajo con el sobredotado en casa.  El docente, con base en su conocimiento e involucración con el alumno sobredotado dentro del aula, asigna sugerencias para actividades extracurriculares que apoyen el desarrollo de los talentos especiales de los alumnos; apoya a los padres en asegurar que la opción sea idónea y solicita información periódica de sus logros, incluyéndolos en su portafolios y aprovechándolos como oportunidades para que el alumno sobredotado sienta la pertenencia que requiere para su desarrollo socio-emocional e intelectual.

Es importante dejar atrás lo que yo llamo “la mancuerna diabólica”, en la que padres y maestros parecen unirse para enviar al niño señales de inadecuación y de no pertenencia, en la que ambos se centran en las debilidades del alumno y ejercen una crítica y correctivos, de manera permanentes. 

Es así como lograremos darle vuelta a la tortuosa situación del alumno sobredotado dentro del aula escolar, que se generaliza hacia su entorno, padeciendo muchas vicisitudes como cambios permanentes de escuela, bajos rendimientos escolares y  un sentimiento de rechazo a su naturaleza como sobredotados; para dar paso a un fantástico cambio en el que el estos alumnos  sean  valorados y apoyados:

  • Sentido de pertenencia.
  • Aceptación y búsqueda personal de la satisfacción de sus necesidades especiales.
  • Aceptarse a sí mismos y aceptar sus diferencias individuales y las de los demás.
  • Manejo adecuado de sus emociones, sin agresión física o verbal.
  • Aprender a respetar a los otros y a su entorno y a hacerse respetar.
  • Autonomía moral e intelectual.
  • Felicidad y desarrollo pleno de sus talentos.
  • Liderazgo en su área o áreas sobresalientes.
  • Lograr adaptarse sin alienarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *