FAQ

Preguntas Frecuentes

PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Qué es el IACE?

El IACE es una Sociedad Civil, dirigida por la Mtra. Rosa Ma. Espriu Vizcaíno, especializada en la identificación y atención de sus fortalezas y debilidades como base para brindarles las mejores posibilidades de desarrollo de las mismas. Atendiendo niños y adolescentes, desde los 3 a los 18 años de edad.

 

El punto de partida para el trabajo que realizamos con los sobredotados, lo conforman las fortalezas de los chicos, las cuales son identificadas previamente mediante un estudio Psico-pedagógico muy completo; y a partir de los resultados obtenidos, se estructuran para ellos planes de trabajo dentro del Instituto y sugerencias para ser atendidas dentro del hogar y dentro del ámbito escolar. Las debilidades encontradas no se pierden de vista, pero no son el eje del trabajo que realizamos.

 

El IACE ofrece asesoría y capacitación a padres y maestros para la conducción y apoyo adecuados a las aptitudes sobresalientes de los chicos, impartiendo talleres y brindando atención individual a los mismos; enfocándonos a lograr el manejo adecuado de las necesidades especiales de los niños y jóvenes y el apoyo para lograr desarrollar al máximo sus áreas de pasión y/o sus talentos sobresalientes.

 

El Instituto está especializado al trabajo con sobredotados, habiendo iniciado formalmente en el año 2003, por lo que ya cuenta con casi 10 años de experiencia y dedicación exclusiva a este sector de la población infantil, que ha estado tan descuidado en nuestro País; teniendo como antecedente más de 20 años de experiencia en la educación regular y en la capacitación de maestros y profesionales de la educación. El Instituto está atendido por personal capacitado para poder apoyar a los padres, a los maestros y a los niños en la meta de lograr una vida de orgullo y satisfacción, en la que conozcan y aprovechen sus talentos y aptitudes sobresalientes.

 

La búsqueda del desarrollo integral de cada niño o niña que se atiende dentro del IACE, es la meta, contando con una metodología especial enfocada de manera específica al apoyo de la inteligencia emocional de estos niños.

2. ¿Cómo surge el IACE?

Historia del Instituto de Asesoría y Capacitación Educativa, S.C.

 

El IACE es una Institución educativa creada en 2003 por la Mtra. Espriu, para brindar a padres y maestros de niños sobredotados, capacitación y asesoría educativa relacionada con la identificación y atención especializadas de estos chicos: identificación de sus potencialidades, intereses y necesidades, y diseño de planes individuales para el desarrollo de las necesidades detectadas.

 

Sus antecedentes descansan en más de 30 años de experiencia en educación e investigación educativa que llevaron a la Mtra. Espriu a incursionar en el campo de los niños sobredotados, habiendo iniciado su trabajo e esta área en 1993, año en que termina su Maestría en Niños Sobredotados.

 

En los ocho años de creación del IACE, hemos atendido ya un gran número de niñas y niños, contando con una vasta experiencia, y cada día con un mayor conocimiento del trabajo especializado que éstos requieren; siendo una de las pocas opciones profesionales abocadas en este tipo de niños, en México.

 

Dado que con frecuencia encontramos un fuerte desequilibrio entre el alto desarrollo del área intelectual y bajo nivel de desarrollo del área socioemocional de los niños con los que trabajamos, el Instituto ha desarrollado un modelo educativo enfocado a la revisión y reestructuración marco disciplinario del hogar, con el fin de lograr condiciones idóneas para equilibrar su desarrollo, optimizar sus potencialidades y favorecer con ello su autoestima y autorrealización.

 

Este modelo se ha venido perfeccionando a partir de su aplicación con diversos padres de familia durante más de cinco años, habiendo logrado crear ambientes favorables para el desarrollo integral de los niños. La propuesta brinda a los padres pautas educativas basadas en el establecimiento de un trato recíproco entre padres e hijos, que apoyan el desarrollo de sus habilidades de autorregulación: toma de decisiones, responsabilidad, autocontrol, hábitos de trabajo y estudio, relaciones interpersonales adecuadas, etc. Resultando ser una estrategia idónea para el desarrollo de la inteligencia emocional de los niños.

 

Su sede original fue Xalapa, Veracruz, en donde ha operado del año 2003 a la fecha Afrodita # 4-A, Col. Atenas, Xalapa Veracruz.

 

Actualmente cuenta con varios profesionales que colaboran dentro del Instituto, ampliando su rango de atención, así como también con otros profesionales que apoyan cuando se requiere hacer un trabajo terapéutico o neurológico especializado y/o la tutoría a proyectos.

3. ¿A qué se refiere el término sobredotado?

La definición de sobredotado que se maneja dentro del IACE, está fundamentada en las investigaciones de J.P. Renzulli y S. Reis, quienes tienen un amplísimo trabajo profesional en lo referente a cómo definirlos, como identificarlos y cómo atenderlos de forma adecuada dentro de las aulas escolares.

 

Según lo definen Renzulli y Reis, 1979, los sobredotados son sujetos que poseen o son capaces de desarrollar tres tipos de habilidades: 1) habilidades intelectuales generales o específicas por arriba de la norma, 2) perseverancia u orientación a metas personales, y 3) alto nivel de creatividad; las cuales, al confluir evidencian la posibilidad de desarrollar comportamientos sobresalientes en alguna o algunas áreas del desarrollo humano. Requiriendo de programas educativos especiales, que dicho por ellos, rara vez se ofrecen dentro de las escuelas.

 

Siendo este último aspecto una realidad preocupante todavía en nuestro ámbito escolar, no obstante lo cual tenemos ya muchas opciones desarrolladas en otros países, que nos sirven de línea para coadyuvar en la solución de este problema. Siendo el IACE una institución enfocada a buscar y ofrecer alternativas para los niños y jóvenes que requieren de estos servicios especiales.

 

1) HABILIDADES GENERALES O ESPECÍFICAS POR ARRIBA DEL PROMEDIO: Alta capacidad para procesar información, integrar los resultados de una experiencia pasada a respuestas apropiadas para nuevas situaciones, el razonamiento matemático y/o verbal, relaciones espaciales o memoria fluida. Se incluye aquí la capacidad intelectual general, y los diferentes tipos de inteligencias o inteligencias múltiples, así como los talentos especiales de los niños.

 

2) PERSEVERANCIA O ENFOQUE A METAS: Capacidad para mantener su energía, atención y concentración puestas en un tema de su interés durante un tiempo prolongado, preguntando y observando constantemente sobre el mismo. Ignorando otros temas que serían distractores y permaneciendo en su tema de interés con gran entrega y constancia hasta lograr satisfacer su curiosidad e interés en el mismo. Habla en forma persistente y amplia sobre el o los temas que le interesan, dando muestra del gran conocimiento que logró.

 

3) CREATIVIDAD: Capacidad de producir ideas originales en las actividades que realizan y en la solución de los problemas que se les presentan. Frecuentemente tienen muchas ideas o sugerencias ante un problema, siendo capaces de dar a las cosas o situaciones un uso diferente al usual, mostrando un alto grado de originalidad y elaboración en sus respuestas , empleando tiempo en mejorar sus ideas o las de los demás.

4. ¿Cómo saber si mi hijo(a) es sobredotado?

Si quieren saber si su hijo o hija puede ser un niño o niña sobredotado, el siguiente cuestionario puede ayudarles a confirmarlo en una primera instancia y posteriormente será importante practicarle un estudio de identificación de fortalezas y debilidades, que les ayude a conocer cuáles son sus necesidades especiales y cómo atenderlas debidamente para aprovechar y desarrollar todo su potencial:

 

  • Sobresale en alguna o algunas de las áreas de desarrollo o del conocimiento, con relación a los niños de su edad.
  • Muestra un interés especial en las palabras y sabe cómo utilizarlas. Le gusta platicar con las personas, especialmente con adultos, y utiliza un vocabulario extenso.
  • Muestra un especial interés en los relojes y calendarios, mecanismos ó en los rompecabezas.
  • Se muestra curioso (a) en gran variedad de cosas, y posé una energía sobresaliente para abordarlas e investigar sobre ellas hasta lograr tener un vasto conocimiento sobre los temas que le interesan.
  • Tiene muy buena memoria y muestra gran capacidad de razonamiento.
  • Relaciona aprendizajes pasados con cosas nuevas, especialmente en sus áreas de interés, y da muestras de tener una buena retentiva.
  • Se concentra por largo tiempo en algunas actividades que le interesan, y hay otras en las que no quiere ocuparse.
  • Muestra un especial sentido común e ingenio para resolver los problemas que se le presentan.
  • Le gusta coleccionar cosas o investigar mucho sobre un mismo tema.
  • Elabora historias, vivenciándolas o dramatizándolas.
  • Relata sus experiencias con lujo de detalle o las representa a través de algún medio artístico.
  • Muestra una habilidad especial para los números y las cantidades.
  • Manifiesta mucho interés en los aspectos científicos (fenómenos de la naturaleza o físicos), o en aspectos mecánicos (mecanismos de los juguetes o de los objetos).
  • Muestra conocimiento de cosas que son nuevas o novedosas.
  • Gusta de organizar a las personas y dirigir las actividades.

Si identificaste por lo menos un 70% de esta lista (10) como características que tu hijo o hija posee la respuesta a tu duda es afirmativa. Si quieres tener mayor información, por favor contáctanos y con mucho gusto te brindaremos el apoyo que requieras. Recuerda que los niños sobredotados son personas con necesidades especiales, las cuales deben ser atendidas de manera apropiada, logrando así sentirse orgullosos y felices de tener cualidades diferentes a otros niños. Saber que así como son están bien y pueden ser amados y aceptados.

5. ¿Qué nos ofrece el IACE como padres de un niño(a) sobredotado?

El IACE trabaja con base en un ideario, pensando con base en la necesidad de brindar a los sobredotados un amplio espectro de posibilidades para lograr desarrollo integral, acorde a sus capacidades y sus necesidades especiales.

 

Desarrollo Integral: la principal meta del IACE es apoyar a los padres de los niños sobredotados, a que logren que el desarrollo emocional de sus hijos vaya a la par con el intelectual y el motriz. Buscando que haya un equilibrio en sus tres principales áreas del desarrollo: la cognitiva, la motora y la socioemocional.

 

Con bastante frecuencia recibimos niños con un alto desarrollo en el área intelectual y un bajo desarrollo de la inteligencia emocional, viéndolos sufrir, sentirse infelices y hacer infelices a sus padres y maestros. Por ello lo primero que proponemos, es hacer la identificación de las necesidades especiales de los niños a edades tempranas, evitando así que se caiga en prácticas de crianza equivocadas que los limiten y hasta distorsionen su autoconcepto y su autorrealización; y a partir de este conocimiento poder diseñar mejores condiciones para el desarrollo de sus talentos.

 

Con el objetivo de dar respuesta a los niños sobredotados que no fueron identificados y atendidos oportunamente, hemos desarrollado una propuesta educativa basada en lograr un trato recíproco entre padres e hijos, enfocada a hacer dentro de los hogares una revisión y reestructura de las prácticas educativas que están utilizando; brindando a los padres nuevas estrategias para apoyar el desarrollo de la autonomía de sus hijos, en la que logren AUTOCONTROL Y AUTORREGULACIÓN; esto es, que aprendan a controlar sus emociones y reacciones a las mismas, y a tomar decisiones propias y a hacerse responsables de ellas. Liberando así la tensión y estrés que inhiben el desarrollo de sus talentos y capacidades.

 

Logramos que las familias se den la oportunidad de “un nuevo comienzo”, en el que haya un marco de respeto y los hijos logren el amor, reconocimiento y pertenencia que necesitan; y los padres logren la aceptación y orgullo para apoyar su desarrollo óptimo.

6. ¿Cuál es el plan para atender a los niños sobredotados que tiene el IACE?

El plan de atención del niño(a) sobredotados basado en la comprensión de sus necesidades especiales:

 

Antiguamente se llegó a pensar que los niños con aptitudes sobresalientes estaban dotados de tal forma que no necesitaban nada especial para desarrollarse, como si estuvieran dotados “con el cromosoma de oro” y eso fuera la llave para lograr ser felices y demostrar su talento. Esto y otros mitos generados alrededor del concepto de sobredotación, dio como consecuencia el que muchos de ellos no fueran atendidos debidamente y no fueran apoyados en sus necesidades especiales, dando como resultado en muchos de los casos, una desviación de estos niños hacia comportamientos desadaptados y/o conflictivos; generando una imagen tergiversada de lo que son y de lo que puede esperarse de ellos.

 

La desinformación, ayudada por algunos programas televisivos y películas que mostraban a los niños sobredotados como niños problema, motivó que padres y maestros no quisieran reconocer que los tenían en casa y/o en sus aulas, dejando a un lado la consecuente necesidad de atenderlos de manera especial. Por muchos años, la identificación y atención adecuada de los niños con aptitudes sobresalientes estuvo en el olvido en nuestro país, teniendo actualmente un atraso de más de 20 años.

 

Actualmente se están ya generando avances significativos en México, enfocados a fortalecer la necesidad de identificación y atención de estos niños, insertándolos dentro del marco de la Educación Especial (SEP 2006). Se ha dejado claro que los niños con aptitudes sobresalientes son niños con necesidades especiales, y que estas deberán ser atendidas dentro de las escuelas y en los hogares, dando respuesta a la propuesta de “Integración Educativa” marcada en el Programa Nacional de Educación 2001-2006. En éste se establece como un principio insoslayable “la equidad”, que significa ofrecer a todos los niños lo que cada uno necesita y no a todos lo mismo. No obstante, el trabajo por hacer es todavía muy vasto y hay que redoblar esfuerzos que coadyuven a avanzar en este terreno, y lograr ofrecer a nuestros niños sobresalientes las oportunidades y apoyos que requieren para desarrollarse de forma óptima.

 

La propuesta educativa actual está enfocada a enfrentar la educación dentro de los centros escolares con una visión de “inclusión”, en la que puedan convivir y ser atendidos adecuadamente, tanto niños con desventajas, como los niños con aptitudes sobresalientes. Esto conlleva la necesidad de que padres y maestros se capaciten para poder dar a estos niños la atención adecuada, y logren ser capaces de atender sus necesidades especiales. Por supuesto que esta es una ardua tarea, a la que todos tendremos que aportar nuestro esfuerzo personal para eliminar muchos de los malos entendidos que se han dado en torno a los niños sobredotados, y brindarles el apoyo y comprensión que requieren de manera propositiva y con el apoyo profesional especializado.

 

Ser sobredotado no hace al niño o niña pertenecer a un gremio aparte del resto de los seres humanos, sino por el contrario, los hace compartir todos los aspectos de su globalidad y poseer características de personalidad y temperamento que son inherentes a su condición de ser humano. Por tanto, requieren que su desarrollo social y emocional sea cuidado y atendido a la par de aquellas áreas sobresalientes que los caractericen. Requieren que hagamos a un lado todos los mitos creados alrededor de los sobredotados y lograr entender su individualidad, tanto con sus fortalezas como con sus debilidades y hasta deficiencias.

 

Hay dos propósitos básicos en la educación de los niños sobredotados: el primero es proporcionar al educando las máximas oportunidades para satisfacer la necesidad de lograr un desarrollo equilibrado de sus áreas personales: cognitiva, emocional y motriz, así como en las áreas en las que presenten aptitudes sobresalientes, cumpliendo con el derecho basado en la equidad educativa; el segundo está referido a la necesidad social de incrementar la provisión de personas que coadyuven en la solución de los problemas de la sociedad contemporánea, siendo productores de conocimiento, ciencia y arte, más que consumidores de la información existente. Ambos propósitos, el individual y el social son mutuamente interactivos e igualmente importantes.

 

Las situaciones de enseñanza-aprendizaje para el sobredotado son diseñadas poniendo especial énfasis en el apoyo a sus necesidades especiales y en la integración de los procesos de pensamiento y los contenidos, orientados hacia la solución de problemas reales. El papel que juega el estudiante supone un cambio que implica para él dejar de ser aprendiz de las lecciones prescritas, al de utilizar su capacidades y habilidades como instrumentos de primera mano, para construir sus aprendizajes como “aprendiz autónomo”.

 

La propuesta del Instituto para la atención de los niños con aptitudes sobresaliente está basada en lograr apoyarlos en su esfuerzo por desarrollar “comportamientos sobredotados” en el área o áreas en las que muestren fortalezas. Se parte de que poseen el potencial suficiente para beneficiarse de los servicios de una educación especializada para estos fines, y se postula la necesidad básica de identificar sus fortalezas y debilidades y determinar así sus necesidades especiales, dando menor importancia a su etiquetación y un mayor peso a su apropiada y oportuna atención.

7. ¿Qué servicios ofrece el IACE a los niños sobredotados?

Identificación y atención a las necesidades especiales de los sobredotados: el IACE ofrece a los padres la realización de un estudio psicopedagógico completo de identificación de fortalezas y debilidades:

 

Se realiza una primera cita en la que se hace una entrevista inicial con los padres y el niño (a), en la que se exploran sus características generales, talentos y necesidades especiales. Si el niño (a) es considerado (a) candidato para esta evaluación, se firma con los padres un acuerdo de trabajo y se programan las citas para realizar el estudio. En caso de que no sea un candidato para el IACE, debido a que presenta características diferentes a las de un sobredotado, se canaliza con otro especialista que pueda brindarle la atención que requiere.

 

El estudio de identificación que realiza el IACE incluye tres bloques de información: padres, maestros y niños. Los padres llenan los formatos entregados, y entregan al Colegio los correspondientes a la opinión de los maestros sobre su hijo (a); y el IACE realiza al niño (a) las valoraciones a través de las cuales identificará sus fortalezas y debilidades, empleando para ello pruebas psicométricas, pruebas proyectivas y cuestionarios desarrollados por el Instituto para conocer todos los aspectos de personalidad y desarrollo de los niños. Esto se hace en el Instituto, en tres o cuatro sesiones de trabajo agendadas con este fin, las cuales son realizadas por personal especializado.

 

Los padres proveen al Instituto con la información solicitada a través de cuestionarios desarrollados ex profeso para este fin por el IACE. Así mismo se realizan una o dos entrevistas informativas, dependiendo de las necesidades que surjan.

 

Una vez recabada toda la información necesaria para tener un panorama completo del niño o niña evaluado, se realiza el diagnóstico de sus fortalezas y debilidades, el cual es entregado por escrito en entrevista personal con los padres; y también al Colegio, tomando los acuerdos necesarios para la atención de las necesidades especiales detectadas.

Diseño de programas para la atención de las necesidades especiales detectadas en el estudio:

 

La información obtenida en el estudio realizado, es la base para el diseño de programas adecuados para atender las necesidades especiales de cada niño o joven sobredotado; y sirve también para apoyar la revisión y reestructura del marco educativo y disciplinario dentro de sus hogares, propiciando un ambiente más propicio para el apoyo a sus fortalezas. Este último componente se ha desarrollado dentro del Instituto, ante la necesidad de ayudar a los padres de niños que llegaban con diagnósticos erróneos de “mal comportamiento” o “distracción”, que con frecuencia suelen verse como niños con problemas y sometidos a terapias psicopedagógicas o fármacos que lejos de ayudarlos los encapsulan en una visión equivocada de sí mismos.

 

El programa diseñado es conducido dentro del IACE, asistiendo los niños o jóvenes una vez a la semana a sesiones de trabajo enfocadas al desarrollo de proyectos personales autoelegidos, a través de los cuales los chicos aprenden a desarrollar sus ideas y llevarlas hasta su consecución y presentación a un público. El Instituto los enseña a seguir una metodología que les será de utilidad en futuras ideas que surjan en su vida, contando con las estrategias aprendidas y aplicándolas en el desarrollo de sus talentos. Así mismo desarrollan diversas habilidades de trabajo e investigación, que son también herramientas que refuerzan su autoestima y sus fortalezas.

 

Como parte importante del apoyo a las necesidades especiales identificadas, el Instituto da seguimiento a los acuerdos tomados con el Colegio y con los padres, a los niños y jóvenes que están trabajando dentro del mismo. Esto con el fin de crear una red de apoyo (Hogar, Colegio, Instituto) que favorezca la optimización de sus recursos y el desarrollo de sus talentos y de su autoconocimiento y seguridad en sí mismos.

 

Apoyo al desarrollo de la inteligencia emocional del sobredotado:

 

El IACE ha desarrollado una propuesta para revisar y reestructurar el marco educativo de los hogares de los niños y jóvenes sobredotados, enfocada a establecer una plataforma de respeto y armonía que favorezca el desarrollo de su inteligencia emocional. Nuestra preocupación principal en este rubro es acompañar a los padres de familia en la adquisición de nuevas estrategias basadas en el respeto y la reciprocidad, eliminando dentro de los hogares el autoritarismo y también la laxitud, para llevarlos a educar en “el justo medio”. Queremos lograr que nuestros niños y jóvenes tengan un buen autocontrol de sus emociones y también desarrollen estrategias para autorregular su toma de decisiones y su responsabilidad en los efectos de éstas.

 

El programa de apoyo al desarrollo de la Inteligencia Emocional, está basado en el libro de la Mtra. Rosa Ma. Espriu Vizcaíno cuyo título es “Vámonos respetando y eliminemos el estrés dentro de la familia”, que está en proceso de publicación con Editorial Pax, México.

 

Capacitación y orientación a padres y maestros:

 

El IACE ha diseñado talleres para padres y para maestros, enfocados a brindar a estos información con relación a cómo identificar las necesidades especiales de los sobredotados, y cómo atenderlas dentro del hogar y dentro del aula escolar. Así mismo brinda consultoría especializada para abordar problemáticas surgidas con los niños o jóvenes, tanto en el desarrollo de sus talentos, como en su comportamiento; y tiene diseñadas pláticas informativas, tanto con relación a las características y atención de los sobredotados, como con relación al desarrollo de su inteligencia emocional:

 

  • Talleres de identificación y atención del sobredotado.
  • Consulta especializada a problemáticas específicas de los sobredotados.
  • Conferencias
  • Publicaciones

 

Te invitamos a conocernos y a hacer uso de los servicios que el Instituto ofrece. En caso de que tengas un niño o niña con aptitudes sobresalientes, o tengas datos que te hagan pensar que así puede ser, haz una cita en el Instituto y determinaremos sus necesidades específicas, haciendo un plan personal para atenderlas.

8. ¿Para qué sirve identificar las fortalezas y las debilidades de los niños sobredotados?

Fortalezas

 

Cuando hablamos de identificar las fortalezas nos referimos a conocer su o sus áreas de aptitud sobresaliente: capacidad intelectual general y específica (Inteligencias Múltiples), creatividad y perseverancia, especificando los intereses sobresalientes y sus habilidades; áreas de desarrollo (cognoscitiva, socio-emocional y motriz).

 

Las fortalezas encontradas son la base para el planteamiento de planes de trabajo que lleven a los niños a desarrollarse de forma óptima, apoyados por sus padres y maestros. Esto es, que se privilegian las áreas fuertes de manera tal que todo lo que gira alrededor del niño o niña sobresaliente sea una forma de auto-reconocimiento y reconocimiento externo, desarrollando los aspectos positivos y con ello la autoestima.

 

El programa de trabajo se enfoca al desarrollo de Proyectos Personales auto-elegidos por los niños, operados bajo la conducción del Instituto; con la idea en mente de que tanto ellos como sus padres aprendan a trabajar alrededor de sus talentos y a desarrollarlos al máximo. Los niños aprenden a conocerse y a desarrollar sus ideas de una manera sistemática que los lleve al éxito de sus esfuerzos y los padres aprenden cómo brindarles el apoyo que requieren en el momento oportuno.

 

Una vez que tanto niños como adultos aprenden el camino a seguir y cómo hacerlo, se espera que este sea ya el estilo de vida de los niños que los lleve cada día más a incrementar sus fortalezas y a sentirse satisfechos de ellos mismos.

¡No más “taches” y reproches, no más sentir sus fortalezas como comportamientos fuera de lugar!

Debilidades

 

Debido a la falta de programas especiales para atender debidamente sus necesidades, muchos de los niños sobredotados se esconden en perfiles de comportamiento que nos llevan a percibirlos como chicos con problemáticas clínicas que parecen requerir atención terapéutica y/o médica, siendo que en la mayoría de estos lo que necesitan es que sean atendidos adecuadamente dentro de sus hogares y en las escuelas.

 

Dentro del proceso de identificación se manejan seis diferentes perfiles de comportamiento, de los cuales cinco de ellos denotan debilidades a atender. El trabajo se realiza ayudando a los niños a salir de los aspectos negativos y a centrarse en las características del perfil del “estudiante autónomo”, que es la meta más importante para que los niños sobredotados desarrollen sus áreas de pasión, llegando a niveles en los que muchas veces superan a los adultos y por tanto tienen que aprender a ser autodidactas.

 

Sacarlos de los perfiles negativos es una tarea importante que no se puede soslayar, si queremos ayudarlos a lograr el equilibrio personal que los llevará a ser personas felices y realizadas.

 

Las debilidades nunca son el eje de atención y trabajo con los niños sobredotados, sino se perciben como algo superable en la medida que se entiende y se trabaja en ello, se abordan de manera paralela al programa de talentos que está basado en las fortalezas; y cuando se trata de alguna deficiencia física o neurológica, se busca que tanto niños como padres aprendan a “vivir con ello”, como parte inherente de ellos mismos, buscando el apoyo profesional del especialista idóneo.

 

¡Las debilidades no determinan al niño sobredotado, basta de verlos como “enfermos” y de medicarlos o enviarlos a terapias, como único tratamiento!

9. ¿Qué aspectos debo cuidar al elegir la escuela idónea para mi hijo(a) sobredotado(a)?

Escuela-Hogar: una alianza positiva para apoyar el desarrollo de los talentos y la inteligencia emocional de los niños sobredotados.

 

Escuela y hogar conforman el entorno base del niño para su formación personal, habiendo una alianza tácita entre ambas, la cual determina el tipo de influencia social a la que están expuestos para formar su carácter y su autoconcepto, así como para desarrollar sus talentos.

 

Es por ello que esta alianza debe basarse en privilegiar las fortalezas de los niños, reafirmándolos como miembros importantes del mundo al que pertenecen y desarrollando en ellos un sentido de orgullo y aceptación de sus talentos y sus capacidades; un mundo en donde sean vistos como individuos en formación que como tales requieren marcos de referencia claros, congruentes y consistentes. En una alianza positiva, ambas instancias se convierten en un equipo para apoyarlos, dando al niño un solo frente común de apoyo y aceptación basado en el respeto mutuo.

 

Desafortunadamente en muchas escuelas no es fácil lograr que esta alianza sea positiva, y en el caso de los niños sobredotados este entorno se vuelve en muchas ocasiones poco favorecedor del desarrollo de su potencial, en virtud de una tendencia a homologar y a exigir estándares de comportamiento que soslayan sus necesidades especiales, queriendo que se comporten y conformen en niveles por debajo de sus capacidades. Al no comportarse como la escuela quisiera, la estrategia por excelencia es apelar a los “reportes, regaños, descalificación, y hasta a exigir que sean tratados por terapeutas o neurólogos, condicionando su estancia en la escuela”; los padres se ven presionados por las autoridades escolares y se “alían” con ellas, regañando, castigando y hasta medicando a los niños, “para lograr que estén más tranquilos y no den problema a los maestros”. Logrando entre ambas instancias conflictuar a los niños y confundirlos, golpeando con ello su autoestima.

 

Al inscribir a los sobredotados en un centro escolar, es importante cuidar:

 

  • Que exista en el colegio un programa de integración educativa, que contemple la posibilidad de atender las necesidades especiales de todos los alumnos, y en especial de los sobredotados.
  • Que la escuela esté dispuesta a considerar los talentos de los alumnos sobredotados, brindándoles la oportunidad de desarrollarlos y compartirlos con sus compañeros, considerándolos como una oportunidad de “enriquecimiento escolar” para ellos.
  • Que exista la posibilidad dentro del centro escolar, de poder “acelerar” el paso del alumno sobredotado, pudiendo recibir la oportunidad de una “compactación” de los contenidos de un grado, para avanzar cuando esto sea necesario, al grado siguiente de forma más rápida que la del resto de los compañeros.

 

De antemano advertimos a los padres que no va a ser fácil encontrar estas condiciones dentro de las escuelas, por lo que habrá que por lo menos encontrar una que esté dispuesta a incorporarlas en función del alumno o alumnos sobredotados que existan dentro de la misma, con apoyo de un especialista en esta área. Estando el Instituto en la disposición y posibilidad de brindarlo.

 

La propuesta educativa para los sobredotados deberá basarse en identificar las fortalezas de estos niños y con ello sus necesidades especiales y capacidades reales; y diseñar estrategias didácticas y educativas idóneas para lograr su pertenencia a su entorno, sin perder su esencia y su potencial.

10. ¿Qué implica a los padres el tener un niño o niña sobredotado?

Antiguamente se llegó a pensar que los niños con aptitudes sobresalientes estaban dotados de tal forma que no necesitaban nada especial para desarrollarse, y esto dio como consecuencia el que muchos de ellos no fueran atendidos debidamente y no fueran apoyados en sus necesidades especiales. Dando como resultado en muchos de los casos, una desviación de estos niños hacia comportamientos desadaptados y/o conflictivos, generando una imagen tergiversada de lo que son y de lo que puede esperarse de ellos.

 

La desinformación, ayudada por algunos programas televisivos y películas que mostraban a los niños sobredotados como niños problema, motivó que padres y maestros no quisieran reconocer que los tenían en casa y/o en sus aulas, dejando a un lado la consecuente necesidad de atenderlos de manera especial y adecuada. Por muchos años, la identificación y atención oportuna de los niños sobredotados estuvo en el olvido en nuestro país, teniendo actualmente un atraso de más de 20 años.

 

Actualmente se están ya generando avances significativos en México, enfocados a fortalecer la necesidad de identificación y atención de estos niños, insertos dentro del marco de la Educación Especial (SEP 2006). Se ha dejado claro que los niños con aptitudes sobresalientes son niños con necesidades especiales, y que estas deberán ser atendidas dentro de las escuelas, dando respuesta a la propuesta de “Integración Educativa” marcada en el Programa Nacional de Educación 2001-2006; en el cual se establece como un principio insoslayable “la equidad”, que significa ofrecer a todos los niños lo que necesitan y no a todos lo mismo. No obstante, el trabajo por hacer es todavía muy vasto y hay que redoblar esfuerzos que coadyuven a avanzar en este terreno, y lograr ofrecer a nuestros niños sobredotados las oportunidades y apoyos que requieren para desarrollarse de forma óptima.

 

La propuesta educativa actual está enfocada a enfrentar la educación dentro de los centros escolares con una visión de “inclusión”, en la que puedan convivir y ser atendidos adecuadamente, tanto niños con desventajas, como los niños sobredotados. Esto conlleva la necesidad de que padres y maestros se capaciten para poder darles la atención adecuada, y lograr ser capaces de atender sus necesidades especiales. Por supuesto que esta es una ardua tarea, a la que todos tendremos que aportar nuestro esfuerzo personal para eliminar muchos de los malos entendidos que se han dado en torno a ellos y brindarles el apoyo y comprensión que requieren de manera propositiva y con el apoyo de un profesional especializado.

 

Ser sobredotado no hace al niño o niña pertenecer a un gremio aparte del resto de los seres humanos, sino por el contrario, los hace compartir todos los aspectos de su globalidad y poseer características de personalidad y temperamento que son inherentes a su condición de ser humano. Por tanto, requieren que su desarrollo social y emocional sea cuidado y atendido a la par de aquellas áreas sobresalientes que los caractericen. Requieren que hagamos a un lado todos los mitos creados alrededor de los sobredotados y logremos entender su individualidad, tanto con sus fortalezas como con sus debilidades y hasta deficiencias.

 

Hay dos propósitos básicos en la educación de los niños sobredotados: el primero es proporcionar al educando las máximas oportunidades para satisfacer la necesidad de lograr un desarrollo equilibrado de sus áreas personales: cognitiva, emocional y motriz,; así como en las áreas en las que presenten aptitudes sobresalientes, cumpliendo con el derecho basado en la equidad educativa; el segundo está referido a la necesidad social de incrementar la provisión de personas que coadyuven en la solución de los problemas de la sociedad contemporánea, siendo productores de conocimiento, ciencia y arte, más que consumidores de la información existente. Ambos propósitos, el individual y el social son mutuamente interactivos e igualmente importantes.

 

Las situaciones de enseñanza-aprendizaje para el sobredotado son diseñadas poniendo especial énfasis en el apoyo a sus necesidades especiales y en la integración de los procesos de pensamiento y los contenidos, orientados hacia la solución de problemas reales. El papel que juega el estudiante supone un cambio que implica para él dejar de ser aprendiz de las lecciones prescritas, al de utilizar su capacidades y habilidades como instrumentos de primera mano, para construir sus aprendizajes como “aprendiz autónomo”.

 

La propuesta del Instituto para la atención de los niños con aptitudes sobresaliente está basada en lograr apoyarlos en su esfuerzo por desarrollar “comportamientos sobredotados” en el área o áreas en las que muestren fortalezas. Se parte de que poseen el potencial suficiente para beneficiarse de los servicios de una educación especializada para estos fines, y se postula la necesidad básica de identificar sus fortalezas y debilidades y determinar así sus necesidades especiales, dando menor importancia a su etiquetación y un mayor peso a su apropiada y oportuna atención.

11. ¿Cómo debe ser el apoyo de un sobredotado dentro del hogar?

Muchos de los niños y niñas sobredotados que no son identificados y apoyados de forma adecuada oportunamente, no logran salir adelante, refugiándose en comportamientos que muchas veces los hacen ser percibidos como niños con problemas. Entre los problemas con los que frecuentemente se les confunde están: el Déficit de Atención, la Hiperactividad, y los problemas de adaptación, teniendo tratamientos equivocados que los llevan hasta ser erróneamente atendidos y hasta medicados de manera innecesaria y con resultados pobres.

 

Los niños y niñas sobredotados, con la ayuda apropiada podrán lograr entender sus capacidades y también aceptar sus limitaciones, aprendiendo a vivir una vida acorde a su edad y nivel socioeconómico y entorno familiar y social, desarrollando al máximo sus habilidades y capacidades sobresalientes. Pero sobre todo, sabiendo con claridad quienes son, y que lo que tienen de diferente a otros chicos es algo muy positivo; y que también tienen debilidades que los hacen necesitar a los demás y aprender a ser tolerantes y a sentirse parte de la sociedad y de su familia, con orgullo.

 

Me gustaría citar y recomendarles el título de una película “Vitus” (se puede conseguir en los centros comerciales) en la que puede verse con mucha claridad un ejemplo de lo que necesita un chico sobredotado, al contrastar el trato que le dan sus padres: de presión, rigidez y falta de tiempo; y el trato cálido del Abuelo, que logra escuchar sus necesidades y apoyarlo a desarrollar sus ideas y fantasías, brindándole reconocimiento y estímulo necesario para lograr niveles óptimos de desarrollo, como persona mayor con autoridad pero también como su amigo y hasta “medio cómplice”.

12. ¿Por qué todavía en la actualidad no acabamos de aceptar con orgullo y satisfacción el que alguno de nuestros hijos sea sobredotado?

Mitos en relación con el sobredotado

Existe una serie de mitos con relación a los sobredotados, que al divulgarse a través de films o de la literatura informal, han ocasionado que se distorsione la apreciación correcta de estos niños. Esto ha dado como resultado un rechazo de padres y maestros a aceptar que tienen niños con aptitudes sobresalientes en casa o en las escuelas, con consecuencias poco deseables para ellos. Evita caer en este esquema, conociendo algunos de ellos:

  • El sobredotado es un ser fuera de serie, un genio difícilmente encontrado.
  • El niño sobredotado tiene todo para hacerla en la vida, es sabelotodo y no necesita ayuda de nadie para salir adelante.
  • “Si es sobredotado debe triunfar en todo”, especialmente en la escuela y siempre obtener buenas calificaciones
  • Si no logra el éxito escolar es porque no es sobredotado, sino que tiene algún problema.
  • Sus habilidades especiales siempre son valoradas por familiares y maestros.
  • A los profesores les gusta tenerlos en sus grupos y trabajar con ellos.
  • Disfrutan ser puestos como ejemplo para sus compañeros y/o hermanos.
  • No requieren de reconocimiento y elogio.
  • Deben sorprender siempre con sus hazañas.
  • Son petulantes, antisociales e hiperactivos y emocionalmente inestables.
  • Los recursos para educación especial son limitados, por tanto deben destinarse a los niños con déficit o problemas y no a los sobredotados.
  • Ser sobredotado es sinónimo de problema.

Si queremos rescatar y apoyar a estos niños, es imperativo alejarnos de estos mitos y lograr verlos como niños con aptitudes y/o capacidades sobresalientes, con las mismas necesidades de amor y sentido de pertenencia que cualquier otro niño; y con necesidades especiales que deben ser identificadas y atendidas oportuna y adecuadamente en hogares y centros escolares. Verlos como niños que requieren lograr un equilibrio en sus áreas de desarrollo, que brinde sustento a sus áreas fuertes y les permita desarrollarse y sentirse orgullosos de su potencial y de sus capacidades especiales. Solo así lograremos darles las mismas oportunidades que tienen todos los niños y cumplir con el precepto de equidad que marca la Secretaría de Educación Pública, como derecho de todos los niños y niñas mexicanos.

13. ¿Qué pasa con algunos maestros, que no logran identificar a sus alumnos sobredotados y por ende, no logran atender sus necesidades especiales?

El trabajo con los niños con aptitudes sobresalientes o sobredotados, ha sido una tarea soslayada durante mucho tiempo, justificando esta postergación en argumentos poco válidos que han afectado negativamente el desarrollo integral de estos niños. Son percibidos como “diferentes”, pero normalmente se busca la explicación a estas diferencias en el campo de la patología o de los problemas de aprendizaje y/o de atención, lo cual no resulta equitativo para ellos, dejando un tanto en el olvido sus verdaderas necesidades especiales.

 

El programa para la atención de los niños con aptitudes sobresalientes dentro del aula escolar, es una propuesta de intervención educativa inserta en el contexto de la “integración educativa” que marca la Secretaría de Educación Pública en el programa 2001- 2004, dirigido a la atención a la diversidad de un centro escolar, con base en los conceptos de “inclusión” y “equidad”, y por tanto debiera verse como una obligación y no como algo optativo.

La inclusión implica lograr que los niños vivan la pertenencia al Colegio, conociendo sus fortalezas y viéndose a sí mismos como parte inherente del sistema escolar. Para lograr que esto suceda, se requiere un trabajo de sensibilización y adaptación que apoye los ajustes necesarios dentro de la cultura, políticas y prácticas de la escuela para poder atender a la diversidad de los alumnos; vista como un proceso de “innovación educativa dentro de una escuela”.

 

La propuesta de la Secretaría de Educación Pública está vigente desde hace 10 años, y uno se preguntaría ¿por qué no la hemos logrado llevar a la práctica?

 

Según los lineamientos de la literatura del “Proceso de Cambio Institucional” (Berman y McLaughlin, 1974), la introducción de una innovación educativa en un centro escolar, implica tres momentos: uno inicial de adopción, el de adaptación y el tercero de incorporación, y en muchas ocasiones nos olvidamos de esto y los intentos que se hacen resultan aislados y poco perdurables. Siguiendo este modelo, lo primero que se realiza como parte de la fase de “adopción” es un proceso de “sensibilización”, en la que a través de pláticas para padres y maestros del Colegio se da a conocer el concepto de niño con aptitudes sobresalientes o sobredotado; cómo visualizar sus necesidades especiales e identificarlas; y cómo atenderlas debidamente dentro del ámbito escolar. Es un proceso colaborativo de adaptación mutua entre el programa y la institución, en el que tienen que verse involucrados todos los agentes (padres, niños, docentes y administrativos), ya que de otra forma queda como un propósito fuera del currículum dentro de la vertiginosa dinámica del ciclo escolar.

 

Según estos autores, las fases mencionadas se superponen unas en otras, tomando entre dos a tres años lograr la última, que como su nombre lo indica es un momento en el que la innovación ya forma parte de la institución y no se percibe como algo nuevo. El trabajo debe enfocarse primero, en las dos primeras fases, planteándose desde el inicio la necesidad e importancia de darle continuidad hasta lograr la fase de incorporación.

 

Al brindar a los alumnos sobredotados del colegio, la oportunidad de conocer y desarrollar sus aptitudes sobresalientes, se da una respuesta oportuna a las necesidades especiales de un 10 o 15% de la población estudiantil. Posicionando a la Escuela a la vanguardia con relación a la propuesta gubernamental de equidad educativa.

14. ¿Por qué algunos alumnos sobredotados no logran un buen rendimiento académico?

Dentro del ámbito escolar está siendo cada vez más común encontrarse con niños que presentan problemas de conducta, acompañados en ocasiones por bajo rendimiento académico, que al ser enviados a hacer valoraciones psicopedagógicas se detecta que poseen un elevado coeficiente intelectual. Los padres al no tener mayor respuesta justifican su inadaptación en el diagnóstico referido y empiezan a culpar a la escuela. Estos chicos cambian de una escuela a otra, incrementando su incapacidad para adaptarse y en ocasiones, llegando a perder la confianza en sí mismos, y su autoestima se ve afectada rotundamente.

 

¿Qué pasa con estos niños, que no logran aprovechar en su propio beneficio sus potencialidades? ¿Por qué chicos que poseen altos niveles intelectuales en ocasiones funcionan como si estuvieran por debajo de la norma? ¿Por qué estos sujetos, que potencialmente tendrían todas las posibilidades para triunfar social y académicamente, en muchos de los casos no lo logran?

 

Diversos autores, hablan de que la educación dentro de las escuelas y también dentro de algunos hogares, tradicionalmente ha dado mucha importancia a las actividades memorísticas y a la transmisión de la información por parte del adulto en forma de pequeñas dosis que difieren altamente de las posibilidades e intereses de los alumnos sobredotadoss, aniquilando su motivación y desvinculando el aprendizaje del nivel de significancia para ellos; logrando como resultado, en muchas ocasiones, que éstos trabajen por debajo de sus posibilidades, se aburran, pierdan el interés y que se conviertan en “infrarrealizadores”.

 

¿Por qué un niño o niña que por naturaleza son activos, y que además tiene la capacidad intelectual para lograr altos niveles de aprendizaje y académicos, sociales, artísticos o físicos, caen en un perfil de “desesperanza” del que cuesta tanto sacarlos?

 

¿Por qué seguimos midiendo a estos alumnos con una visión obtusa y obsoleta y mirándolos con una lupa equivocada? ¿Por qué no logramos ver que se aburren como ostras y necesitan un mayor reto intelectual, físico y social? ¿Cuándo vamos a lograr verlos, en primer lugar como personas en crecimiento que necesitan de nosotros una mejor escucha y una guía para conocerse y realizarse, y en segunda instancia, como niños con necesidades especiales que deben ser atendidas adecuadamente?

 

Maestras y maestros, la propuesta de Integración Educativa está en marcha. El principio de equidad señalado en el Programa Nacional de Educación 2001-2006, significa no ofrecer lo mismo a todos los alumnos sino ofrecerles lo que necesitan. A la luz de esta propuesta, será importante hacer los esfuerzos necesarios para dar respuesta adecuada a las necesidades de los sobredotados y lograr crearles mejores y más estimulantes ambientes educativos. Ambientes seguros en los que se sientan aceptados y puedan ser un orgullo para sus padres y maestros, recuperar su autoestima y brillar, demostrando su potencial en el área o áreas en las que tienen aptitudes sobresalientes.